viernes, 26 de octubre de 2012

PLAGA 10. LA MUERTE DE LOS PRIMOGÉNITOS


Esta fue la última y decisiva plaga, (Éxodo 11:1)


El Señor habló a Moisés: "Traeré una última plaga sobre Egipto, una plaga tan
terrible que el Faraón no tendrá otra opción que dejar salir a mi pueblo. A media
noche, cada hijo primogénito morirá. Ninguno escapará: todos morirán, incluso el
primogénito del Faraón, hasta el primogénito del más humilde esclavo, aún las
primeras crías de los animales en el campo. Solamente los hijos de Israel se salvarán
de esta plaga".
"Este día será siempre recordado como la Pascua, por la noche yo pasaré por
todo Egipto y mi gente será liberada. Desde ahora, este día será guardado como
santo y contado como el primer día del año. Cada familia matará un cabrito, el cual
será asado y entonces comido con ensalada de hierba y pan sin levadura. Los marcos
de las puertas de sus casas deberán ser marcadas con la sangre del animal
sacrificado, así cuando yo pase en la noche, yo sabré liberar de esta plaga a las casas
marcadas con la sangre".
Moisés convocó a todos los hombres sabios y consejeros y les dijo todo lo que
el Señor le había dicho, y cómo ellos debían guardar este día, la primera Pascua,
fiesta para siempre.
A medianoche, y repentinamente se escucharon terribles lloros y lamentos,
cuando el Señor pasó sobre la tierra. Excepto en las casas de los israelitas, ninguna
familia había sido perjudicada. La muerte estuvo en todas los otros lugares. En todos
los lugares desde el palacio del Faraón hasta las oscuras prisiones, desde las casas de
los ricos mercaderes, los primogénitos, hombres y bestias, murieron.
El Faraón paró de su cama con pena, envió por Moisés y Aarón y les dijo:
"¡Recojan a su gente y váyanse! ¡Váyanse de mi país y llévense todas sus ovejas y
vacas!" Los egipcios apuraron a los israelitas para que salieran tan pronto sea posible,
y regalaron a sus esclavos plata, oro y joyas.
Así fue como después de 430 años en la tierra de cautividad, los hijos de Israel,
4.000.000 de ellos, todos a pie, hombres, mujeres y niños, con sus vacas y ovejas y
todas sus posesiones, dejaron al fin Egipto.


El ángel mató el primer hijo de cada familia, pero cuando vio la sangre en la puerta,
pasó aquella casa. Así que cada familia que obedeció al mandato de Dios, cada
familia que puso sangre en el marco de su puerta, no sufrió la muerte de su primer
hijo. La sangre fue su protección.



Por medio de sangre de un cordero Dios salvó a su  pueblo de la muerte y por medio de la sangre de  Jesucristo me salva de las consecuencias de mi pecado




CONTESTA ESTAS PREGUNTAS:



¿Por qué motivo Faraón no quería dejar ir al pueblo?
  
   
 ¿Cuántas plagas imitaron los magos?


 ¿Cuántas plagas fueron enviadas a Egipto?


 ¿Qué requisito debían cumplir los israelitas para ser librados de la muerte de los primogénitos?


 ¿En que se asemeja la libertad del cristiano al de los israelitas?


 ¿Qué cuidados debían tener al celebrar la pascua?

  
 ¿Qué crees que sucedió con los que no creyeron las advertencias de Dios, aún cuando fueran israelitas?










 





Lección de El camino hacia la tierra prometida, pincha el enlace a continuación:

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Linda historia!!! nos muestra como Yahvé hace lo que le dá la gana con quien le dá la gana! ENDURECE el corazón de un Faraón para poder mostrar sus "maravillas" en él, ¡Bravo!, ¡Bravo Yahvé! ¡Qué bueno eres!.Gracias por destrozar un país y matar a todos los chicos de esos idólatras, impíos Egipcios! ¡Como debes haberte divertido viéndolos caer uno por uno al suelo y luego viendo llorar a esas inhumanas e idólatras madres! ¡Cuanto me alegro de que Yahvé no exista, porque sino estaríamos en problemas!

Anónimo dijo...

Qué historia más horrible. Lamentable.

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...