lunes, 24 de marzo de 2014

JESÚS CALMA LA TEMPESTAD


¿Te has encontrado alguna vez en medio de dificultades terribles?, Quizá te has visto en alguna situación en la que no podías hacer nada, incluso pensaste que todo se acababa en aquel instante. ¿Nunca te ha ocurrido algo así?
A los discípulos de Jesús un día les sucedió algo terrible que los llenó de miedo, incluso pensaron que iban a morir. Se encontraron en medio de una gran tempestad en el mar.

Puedes leer lo que sucedió en
Mateo 8: 23-27

Un día Jesús entró en el barco con sus discípulos, era un día como otros tantos en los que se subían a la barca para pasar a la otra orilla. Jesús estaba cansado y mientras los discípulos remaban Jesús se quedó dormido.

De repente comenzó a llover fuertemente, el cielo comenzó a rugir, los rayos caían al mar, el viento era tan fuerte que zarandeaba la embarcación  y las olas se levantaban de tal manera que el agua comenzaba a entrar en el barco. 

Los discípulos estaban atemorizados. ¡Vamos a hundirnos! ¡Los rayos van a alcanzarnos! ¡Moriremos en medio del mar! Estos eran algunos de los gritos que se podían oír en el barco. La situación se estaba poniendo muy difícil.

Y Jesús durmiendo...

Jesús parecía que no se estaba enterando de lo que sucedía, él dormía plácidamente. ¡Jesús, Jesús, despierta! ¡Vamos a morir! le gritaron.

Al oírlos Jesús se levantó de su siesta y al ver la fuerte tormenta reprendió al viento le dijo : ¡Viento cesa!, y al agua le mandó que se calmara. Inmediatamente el viento cesó y las aguas se calmaron, la tormenta dejó paso a un día de sol.
Los discípulos dijeron ¡Qué clase de hombre es este que hasta el viento y el mar le obedecen!

Jesús quería probar la fe de sus discípulos. Ellos deberían de saber que a pesar de que la tempestad era muy fuerte Jesús estaba con ellos en la barca y nada malo les iba a suceder.
Muchas veces esto nos sucede a nosotros también. Pasamos por situaciones de dificultades, de tormentas en nuestra vida pero tenemos que saber que Jesús está con nosotros. No importa cual sea la situación por la que estás pasando, Dios nunca te va a abandonar y cuando estés pasando por una tormenta Él está para ayudarte, para socorrerte y aún calmar la tempestad


Cuando tengo miedo, pongo en ti mi confianza. Salmo 56:3

ACTIVIDADES

1. ¿Qué estaba haciendo Jesús cuando se levantó la tempestad?

2. ¿Cómo calmó la tempestad Jesús?

3. ¿Qué crees que nos enseña esta lección acerca de qué hacer cuando los problemas llegan a tu vida?

4. ¿Por qué crees que Jesús permitió la tormenta? 



JUEGOS




RELEVO DEL BOTE EN MOVIMIENTO: Dividir a los niños en 3 grupos   Los dos niños más grandes cogerán al más pequeño por los brazos y las piernas y lo llevarán moviéndolo hacia el frente y hacia atrás, hasta una línea dibujada a cierta distancia o hasta un área designada.

CARRERA "ESTAD QUIETOS": Dejar que los niños corran, griten y canten hasta que suene el silbato y el maestro diga "Cálmate". Todos quedan "congelados" hasta que el silbato suene otra vez. Volverán a correr y a cantar en alta voz hasta que suene el silbato nuevamente, y volverán a "congelarse" cuando el maestro diga "Cálmate". Continuar jugado varias veces para que los niños vayan entrando en la historia de hoy.

CONSTRUYENDO UN BOTE: Construir y decorar un bote hecho con espuma de poliestireno ("styrofoam"- en las cuales viene las carne), palillos de dientes y un pedazo de tela para la vela del barco. Si tenemos cubos que se  puedan llenar de agua, los niños podrán hacer flotar sus botes.  

NUBES TORMENTOSAS: Dar a los niños materiales para que dibujen nubes tormentosas en un papel. Con rotuladores escribirán algunas tormentas que les pueden suceder en la vida, enfermedad, peleas, suspensos...  . Deberán escribir una tormenta en cada nube. Luego los niños podrán dibujar un sol y escribir JESÚS DA PAZ EN MEDIO DE LA TORMENTA.

CONSTRUYENDO LA HISTORIA BÍBLICA: Proveer a los niños papel recortado en varias formas como cuadrados, óvalos, círculos, triángulos, etc. Decir a los niños que peguen las piezas en un papel continuo para representar la historia de hoy. Dejar que los niños digan la historia por turnos y que expliquen su dibujo. Preguntarles qué aprendieron con la historia de hoy y pedirles que compartan las TORMENTAS que creen que tendrán que enfrentar en su vida.

TEATRO "PAZ, ESTAD QUIETOS": Varios niños simularán estar en en un bote siendo mecidos por las olas. Un niño puede ser Jesús y estará dormido al otro lado del bote. Mientras el maestro u otro niño lee la historia de hoy, los niños pueden actuar las frases como... los vientos soplan fuertes...las olas son altas...el agua entra al bote, etc. Al final de la historia  "Jesús" se pondrá de pie y dirá "¡Silencio! ¡Cállate!". Dejar que todos los niños pretendan estar dentro del bote.























http://www.slideshare.net/AbelEsquivel/sp-loc0816jesus-calmalatormenta

http://iglesiaunnuevoamanecer.org/Jesus%20Calma%20La%20Tempestad.pdf

http://www.missionarlington.org/d/SP-LOC-O7-11-JesusCalmaLaTormenta.pdf




7 comentarios:

jesucito dijo...

Muy buen material. Práctico y entretenido. Gracias

Anónimo dijo...

si me sirvió para hacer mis clases en la escuela dominical :)

Anónimo dijo...

chevere bien practico :)

Eulogia Núñez Zambrano dijo...

JESÚS CALMA LA TEMPESTAD

¿Te has encontrado alguna vez en medio de dificultades terribles?, Quizá te has visto en alguna situación en la que no podías hacer nada, incluso pensaste que todo se acababa en aquel instante. ¿Nunca te ha ocurrido algo así?
A los discípulos de Jesús un día les sucedió algo terrible que los llenó de miedo, incluso pensaron que iban a morir. Se encontraron en medio de una gran tempestad en el mar.

Puedes leer lo que sucedió en
Mateo 8: 23-27

Un día Jesús entró en el barco con sus discípulos, era un día como otros tantos en los que se subían a la barca para pasar a la otra orilla. Jesús estaba cansado y mientras los discípulos remaban Jesús se quedó dormido.

De repente comenzó a llover fuertemente, el cielo comenzó a rugir, los rayos caían al mar, el viento era tan fuerte que zarandeaba la embarcación y las olas se levantaban de tal manera que el agua comenzaba a entrar en el barco.

Los discípulos estaban atemorizados. ¡Vamos a hundirnos! ¡Los rayos van a alcanzarnos! ¡Moriremos en medio del mar! Estos eran algunos de los gritos que se podían oír en el barco. La situación se estaba poniendo muy difícil.

Y Jesús durmiendo...

Jesús parecía que no se estaba enterando de lo que sucedía, él dormía plácidamente. ¡Jesús, Jesús, despierta! ¡Vamos a morir! le gritaron.

Al oírlos Jesús se levantó de su siesta y al ver la fuerte tormenta reprendió al viento le dijo : ¡Viento cesa!, y al agua le mandó que se calmara. Inmediatamente el viento cesó y las aguas se calmaron, la tormenta dejó paso a un día de sol.
Los discípulos dijeron ¡Qué clase de hombre es este que hasta el viento y el mar le obedecen!

Jesús quería probar la fe de sus discípulos. Ellos deberían de saber que a pesar de que la tempestad era muy fuerte Jesús estaba con ellos en la barca y nada malo les iba a suceder.
Muchas veces esto nos sucede a nosotros también. Pasamos por situaciones de dificultades, de tormentas en nuestra vida pero tenemos que saber que Jesús está con nosotros. No importa cual sea la situación por la que estás pasando, Dios nunca te va a abandonar y cuando estés pasando por una tormenta Él está para ayudarte, para socorrerte y aún calmar la tempestad

Mario Enrique Riquelme Cartes dijo...

excelente ayuda, es de mucha bendición.

Muchas gracias.

Anónimo dijo...

Gracias muy buena la historia me sirve para ayudar a mis niños a tener fe y a enseñar a llevar la vida a pesar de las tormentas que hay en nuestra vida bendiciones........ Soy profesora de inicial

chise dijo...

Muy buena gracias me ayudara mucho en mi clase

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...