JACOB Y ESAÚ

 LA BIBLIA NOS HABLA DE JACOB Y ESAÚ


Esta historia de Jacob puedes leerla en la Biblia, libro de Génesis Gn 25:19-34

Isaac, que era hijo de Abraham y Sara, se casó con Rebeca. Tras varios años de casados no conseguían tener hijos, por eso Isaac rogó a Dios para que su mujer pudiera darle hijos. Al cabo de algún tiempo Rebeca se quedó embarazada de mellizos, así que cuando dio a luz no solo nació un niño sino que nacieron dos. A los dos niños les llamaron Esaú y Jacob, Esaú nació el primero y Jacob nació a continuación.

El primer hijo de la familia tenía el derecho a heredar las posesiones de su padre, la primogenitura. Jacob como hijo menor no tenía derecho a esa herencia, de la primogenitura.

Los dos hermanos eran muy diferentes. Esaú era rudo, fuerte, con mucho vello por todo el cuerpo, vivía la vida sin preocupación y su actividad favorita era la caza. Jacob por el contrario era mas tranquilo, le gustaba quedarse en casa ayudando a su madre, aunque era muy avispado y ambicioso.

Desde niño Jacob sabía que la primogenitura la iba a heredar Esaú, su hermano mayor. Jacob también sabía que esto era algo muy importante, pero Esaú como ser primogénito no le había costado ningún esfuerzo, no le daba el verdadero valor que esto tenía.

Pasó el tiempo e Isaac, ya anciano y casi ciego sabía que se acercaba la hora de su muerte. Había llegado la hora de entregar la primogenitura a su hijo Esaú.

Jacob informado por su madre Rebeca de los planes de su padre decidió llevar a cabo una trampa. Cocinó un guiso muy sabroso y esperó a que su hermano regresara de cazar. Esaú regresó hambriento y al olor del guiso que había cocinado su hermano le pidió que le diera de comer. 

Jacob accedió a darle de comer con una condición, que le cambiara la primogenitura por un plato de aquel guiso delicioso. Y sin pensarlo ni un momento ¡Esaú aceptó el cambio!

-De que me sirve despreciando sus derechos de primogenitura.

Isaac en su lecho de muerte mandó llamar a Esaú para darle la bendición del primogénito.Pero Jacob ayudado por su madre Rebeca se disfrazó con pieles de animales para que su padre, que se había quedado ciego, al tocarlo y olerlo creyera que estaba bendiciendo a Esaú.

De este modo Jacob logró la primogenitura que tanto deseaba.

Pero cuando Esaú regresó de la caza y se enteró del engaño de Jacob quiso matarlo. Jacob tuvo que huir de su casa por temor a que su hermano lo matara.

LA HISTORIA DE JACOB Y ESAÚ NOS ENSEÑA

- Que no está bien mentir

- Que la mentira y el engaño nos trae problemas con los demás.

- Que debemos valorar lo que tenemos

- Que debemos tomar buenas decisiones, porque cada decisión tiene consecuencias


¿Qué dice la Biblia sobre la singularidad de dos personas como Esaú y Jacob?

  • ¡Es sorprendente que no haya dos personas con las mismas huellas digitales!  Dios nos creó a cada uno como individuos únicos.  Aún antes de que nacieras Dios sabía todo sobre ti (Salmo 139:13-16). Celebra la diversidad, acepta las diferencias entre las personas y da gracias a Dios por hacerte único.

  •  ¿Cómo nos muestra la historia de Jacob y Esaú que nuestras acciones tienen consecuencias?

  • Toda acción tiene una consecuencia, sea grande o pequeña, positiva o negativa, de corto o largo plazo. “Si…entonces” es un principio de la “causa-efecto” que vemos a través de la Biblia. En el principio hubo consecuencias para los actos de Adán y Eva que afectan a cada ser humano, incluyéndote a ti y a mí.  Tus actos no solo te afectan a ti, sino a otros también.  Trata de pensar en posibles consecuencias antes de actuar. 

¿Cómo puede ser el perdón un regalo?

El perdón es un regalo que puedes dar o recibir. Es un regalo que te libra del temor, la amargura e incluso la venganza. La Biblia enseña que debemos ser "amables unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, así como también Dios os perdonó en Cristo” (Efesios 4:32).  Jesús advierte sobre la falta de perdón: “Porque si perdonáis a los hombres sus transgresiones, también vuestro Padre Celestial os perdonará a vosotros.  Pero si no perdonáis a los hombres, tampoco vuestro Padre perdonará vuestras transgresiones” (Mateo 6:14-15). Toma en serio esta advertencia porque, como con cualquier otro regalo, eres tú quien decide si darás o no perdón. 


ACTIVIDADES





ENLACES A PÁGINAS WEB Y RECURSOS

www.truewaykids.com


https://truewaykids.com/es/jacob-leccion-de-la-biblia-para-ninos/

HISTORIAS BÍBLICAS PARA NIÑOS www.sermonsforkids.com


https://sermons4kids.com/es/esau_sells_his_birthright_esp.htm


ACTIVIDADES PARA COLOREAR
































Comentarios

Entradas populares